lunes, 12 de julio de 2010

LUMBAGO


Se trata de un dolor reumático que se localiza en la región lumbar. Está causado principalmente por un sobreesfuerzo desacostumbrado —al mover muebles o al cavar, en los patinazos imprevistos y en circunstancias semejantes—. Todos los remedios y recetas adecuados para el reumatismo y la artritis pueden ser empleados con igual efectividad para aliviar a los que padecen de lumbago.

La cura secular del lumbago consistía en colocar a un niño que había nacido de pie, derecho, encima de la espalda de la víctima. Aunque con posterioridad, las muchachas japonesas realizaron este mismo servicio, dicho tratamiento se ha descrito y tratado de forma variada, ya fuese como de éxtasis absoluto para algunos, o de tortura para otros. Dada la facilidad de acceso a esta zona del final de la espalda y el hecho de que el paciente tiene que permanecer, por fuerza, tendido sobre su estómago hasta que un tirón del músculo, o un espasmo muscular, o una torcedura muscular o ligamentosa, le hace reaccionar, existen varias cataplasmas que pueden aliviarle el dolor y hacer que se recobre con rapidez. En muchos casos, sin embargo, es cuestión de tiempo.


Cataplasmas y otros remedios

• Avena entera. Cocinarla mezclada con vinagre y aplicarla tan caliente como sea posible.

• Verbena. Calentar lentamente un puñado de verbena fresca deshecha en agua fría durante 10 minutos; hervir brevemente en un poco de vinagre de vino y aplicar en un paño tan caliente como sea posible. El té de verbena tranquiliza y refresca, y aunque no tenga otros atributos, es eficaz para el ánimo, tanto del paciente como de quien le cuida.

• Hojas de col. Se deben hervir en leche hasta que se conviertan en gelatina; extender en un trapo y aplicar calientes, dejándolas sobre la zona dolorida toda la noche.

• Aceite de enebro. Colocar 100 g de bayas de enebro en un frasco de cristal, con 500 mi de aceite de oliva. Cerrar herméticamente y dejar reposar al sol durante un mes, removiendo diariamente. Emplearlo como aceite de masaje para todos los dolores y achaques, reumáticos o de otro tipo. Después del masaje aplicar una bolita de algodón saturada en el aceite y vendar la zona.

• Embrocación de lumbago. Mezclar una taza de vinagre y trementina con una cucharada de postre de polvo de alcanfor y un huevo entero. Mantener refrigerado y usar rápidamente. (Embrocación: aplicación local de un medicamento líquido.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada